Rubén Cárcamo Bourgade

jueves

S.I.I. (Caiga quien caiga, en la medida de lo posible)


La IMPUNIDAD es despotismo, libertinaje. 

Si hay una frase que causó perplejidad, ya fue dicha en 1978 . . .



“. . . los desaparecidos me tienen curco . . . "


Pero la perplejidad no era más que un estado de inocencia, de tonta ingenuidad y de absoluta ignorancia de cómo funciona el poder.

La célebre frase de Israel Bórquez,  Presidente de la Corte Suprema de Chile, expresó la actitud del poder que él presidía - y un nódulo más de la verdadera red del poder - frente al problema de la desaparición forzada de personas.

Algunos creyeron que esa frase era un BROCHE DE ORO para una larga Historia de sometimiento a las auto designadas autoridades militares; allí donde – según nos hicieron creer - radicaba la supuesta reserva de la supuesta moral del supuesto país. Historia interminable de omisiones injustificables, desparpajo, complicidad criminal y pasiva como aseveró el rey de los caraduras, y de prevaricación con su extensa y eterna IMPUNIDAD para los verdaderos dueños del país. Así es que la decisión del Servicio de Impuesto Internos, no me sorprende ni un ápice, ya sabemos para qué sirve. Forma parte histórica del todo.

Parte de él era ese broche de oro. Pero no era un broche, era un casco. El mismo que usó Hades; dios del inframundo, para gozar de una libertad ilimitada sin ninguna responsabilidad, para que el comportamiento moral jamás sea puesto en entredicho por nadie.

No hay estamento de poder que no tenga su CASCO DE HADES para invisibilizar cualquier delito. Desde los cómplices pasivos; esos mismos que no usan charreteras, pero que gustan asistir a cursillos para el disfraz de soldadito y jugar a la guerra y los ingenuos - esos devoradores de rueda de carretas, abundantes y prolíficos - hasta los de cuello almidonado, pasando por el encorbatado sindicato de los empresarios con sus paladines lameculos de la gestión, los controladores de la inmaculada institución - nación - estado, y los seudo intelectuales insertados en los medios de comunicación tejiendo el manto de invisibilidad para que los delitos y crímenes parezcan accidentes, errores, leves omisiones; olvido inocente.

Para que el CASCO DE HADES invisibilice todo eso, basta con invocar una palabra; PATRIA. Y el casco cubrirá cualquier crimen con su mejor bordado; “los intereses superiores de la patria” que ya mal huelen desde hace décadas. Desde que la saquearon y vendieron al mercado como un desperdicio, como una escuálida baratija, desechable. La idea era dejar pura tramoya, un remedo huero de república para los que vivieren en la copia feliz del Edén vivieran sin alma, como un rebaño.

No hay desazón más profunda e impotencia, ver cómo se enseñorea la IMPUNIDAD. Será porque como decía Nicanor Parra:  " Creémos ser un país pero en verdad somos apenas un paisaje " . . .

...

lunes

CATÓLICO, APOSTÓLICO y ROMANO. Ni ciego, ni sordo, ni mudo.






















En 1959 el Papa Bueno; Juan XXIII comunicó al mundo la convocatoria a un concilio, conocido como Concilio Vaticano II. Eso es - ni más ni menos - un examen de conciencia. Su principal finalidad era poner a la Iglesia Católica en sintonía con los nuevos tiempos que vivía la humanidad, darle un aggiornamento, sacarla del Medioevo, tomar conciencia de sí misma, renovarse, entrar en diálogo con el mundo. Fue una llamada universal a la santidad que realzaba el papel de los laicos en la Iglesia, dándoles un protagonismo que ya habían tenido en la época de los Apóstoles, pero que con el tiempo se había restringido prácticamente sólo a los célibes; religiosos y religiosas.

Durante 1962 y 1965 se llevaron a cabo cuatro debates en Roma, donde se enfrentaron las posiciones conservadoras de la tradición y las reformistas. Hubo cambios, como el uso de las lenguas vernáculas, incremento en la participación de los laicos, simplificación de los ritos, mejora en el concepto de la concelebración, énfasis en el ecumenismo y se “recomendó” sobriedad y pobreza. Fue un Concilio pastoral y el resultado fue colosal. No solo participaron las otras iglesias cristianas y ortodoxas, sino que el mensaje del Concilio abarcó todos los temas candentes en el mundo, desde la carrera de armamentos, la paz, hasta proclamar que la dignidad de todas las personas, hombres y mujeres son iguales ante Dios, sin distinción alguna reclamando el cumplimiento de los derechos humanos para todos los hombres, mucho antes que se pusieran de moda. El Concilio alumbró lo que era la Fe.


















Los cambios tuvieron corto recorrido. La primavera eclesial duró un lustro apenas y fue seguida por un largo periodo invernal cuyo adalid fue nada menos que Karol Józef Wojtyła al frente de la todopoderosa Congregación para la Doctrina de la Fe (un remedo de inquisición) y después como Papa, priorizando la doctrina, la moral y la disciplina eclesiástica con las consiguientes sanciones y penas para los transgresores del rígido orden eclesiástico. Se recuerda el show de Juan Pablo II increpando severamente al sacerdote y poeta, Ernesto Cardenal, arrodillado ante él en la misma pista del aeropuerto y ante el mundo de las cámaras de televisión. Así trató a uno de los más destacados defensores de la teología de la liberación en América Latina. Mensaje claro. 

Caso distinto fue y ha sido con los pederastas, que aún siguen ejerciendo sus funciones pastorales con total impunidad y a la espera del gran perdón del olvido. La moral impuesta no se rigió por la ética radical del seguimiento de Jesús, sino que se redujo a la “moralina” represiva de la sexualidad, negadora de las diferentes identidades sexuales que no se atuvieran a la concepción binaria, condenas al divorcio, aborto, métodos anticonceptivos, relaciones prematrimoniales, fecundación in vitro, etc., etc. y etc.… y canonización exprés. 



- ¿Verdad que queréis rechazar el ídolo del sexo, del placer, que frena vuestros anhelos. . . 


No alcanzó a terminar la frase Juan Pablo I - en el Estadio Nacional de Chile -  cuando el ¡No! explotó como el No del 88’ a Pinochet .















Mucho he oído sobre Francisco I – el Santo Padre - pero poco le he escuchado. Me sorprendió su lenguaje coloquial al referirse a los “zurdos”. Trazó un línea entre nosotros y aquellos ¿Qué Santo Padre es este?

Pareciera que muchos hablaran por él. Pareciera que han morigerado su ímpetu inicial. Dicen que dijo” ; sería su máxima. Demasiados dicen “el Papa dice”. Pero; ¿Cómo sé que sólo hablan por sí mismos y se atribuyen ser intérpretes de la palabra del infalible? Son - a no dudarlo – los que profitan de la estructura piramidal y suenan muy similares a aquellos que toman el nombre de Dios y hablan por Él a su conveniencia, aleteando con la Biblia sobre nuestras cabezas poniéndose en un podio que nadie les ha otorgado. A todo eso se suma un núcleo minoritario, pero muy visible, de sacerdotes y laicos, que se han autodenominado a sí mismo los buenos, los puros y los ortodoxos y que dan una imágen pésima y profundamente ideologizada de la iglesia, los autoreferenciales, los ideologizados, los que utilizan la tradición como piedras para lanzar a la cabeza de los demás, los que ponen la letra por delante de las personas, los profetas de calamidades, los de principescas maneras, los de capas de cinco metros, los burócratas, los que permanecen impasibles ante el hambre y la destrucción de la creación.

Siniestro es todo aquello y cierto. Supongo que la Palabra de Dios nunca saldrá por esas bocas. Creo que Dios no escucha oraciones por el facebook ni bendice por twitter, ni gusta del cuidado ostentoso de la liturgia, de la doctrina y del prestigio de la Iglesia, ni nos quiere encerrados en las estructuras que dan una falsa contención, ni en las normas que nos vuelven jueces implacables. Más que como expertos en diagnósticos apocalípticos y oscuros jueces que se ufanan en detectar todo peligro o desviación, pienso que quisiera vernos como alegres mensajeros de propuestas superadoras, custodios del Bien y la Belleza.

Sé que el 2013 Francisco I hizo una exhortación apostólica notable; LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO, «Evangelii Gaudium». Tal vez la más severa condena al actual modelo social y económico - el neoliberalismo - al que califica de injusto en su raíz, al tiempo que considera la inequidad como origen de los todos males sociales y generadora de la violencia. 

LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO se encuentra en plena sintonía con las reivindicaciones de Tierra, Trabajo y Techo. El horizonte ético de Francisco I es la opción por la solidaridad, el compartir, no la limosna, el excedente o el chorreo,  sino,  en el ámbito de la honradez y la rectitud,  en nuestras acciones de vida para con los demás.

Francisco I es el primer Papa que ha dedicado una encíclica a la ECOLOGIA, defiende una visión holística del cosmos, del cual formamos parte, cree necesario compaginar el cuidado de la tierra y el de los vulnerables seres humanos, coloca a la par la justicia económica y la justicia ecológica.

- «Hemos creado nuevos ídolos. La adoración del antiguo becerro de oro ha encontrado una versión nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin un rostro y sin un objetivo verdaderamente humano». (Francisco I)


Francisco I propugna la reforma de la Iglesia. Lo hizo con su propuesta de una Iglesia pobre, de los pobres, con un estilo de vida austera y lo hizo con su denuncia de las patologías de la curia, del cuerpo episcopal y del clero cuando se desvían del testimonio evangélico.

Pero es en la reforma interna de la iglesia católica donde menos avances hay. Las resistencias provienen de la Curia y de un sector importante del episcopado miembros de la alta clerecía, “príncipes de la iglesia” y patriarcas. Un patriarcado que se traduce en la exclusión de las mujeres del ministerio eclesial, del acceso directo a lo sagrado, de las funciones directivas, de la elaboración de la doctrina teológica y moral, y en la negación de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Sin embargo hay palabras claves que dan presencia al Papa y son estas:

- “Muchas veces, de modo sistemático y estructural, los pueblos indígenas han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad. Algunos han considerado inferiores sus valores, su cultura y sus tradiciones. Otros, mareados por el poder, el dinero y las leyes del mercado, los han despojado de sus tierras o han realizado acciones que las contaminaban. ¡Qué tristeza! Qué bien nos haría a todos hacer un examen de conciencia y aprender a decir: ¡Perdón! El mundo de hoy, despojado por la cultura del descarte, los necesita”.(Francisco I).

Si en los 70’ ya no bastaba con rezar, en este siglo las palabras continúan haciendo lo que mejor saben; emocionarnos. Pero son insuficientes. Hay una cierta somnoliencia a las promesas que no se cumplen, a la invisibilidad del discurso de Francisco I, la misma invisibilidad que se apodera de los más débiles.

“Las palabras ya no bastan”. Es necesario un nuevo exámen de conciencia.

martes

Divagaciones sobre el METARELATO y discursos falsos...



El metarelato es un discurso totalizante y absoluto que abarca la comprensión de todo los hechos, desde lo biológico y sociológico hasta lo religioso. Totalitario.

El neo liberalismo es un metarelato del cual somos sus dialogantes.

El neoliberalismo captura la verdad para transformarla de acuerdo a sus necesidades de relato del poder.

El poder no es el estado ni sus instituciones.

La lucha por el poder - vista desde lo político - es una lucha vana y distractora. Incompleta.

El poder atraviesa todas las relaciones de la comunidad, incluidas las religiosas con sus absoluciones, pero más que nada la del lenguaje.

Uno de los errores del marxismo fue hablar de la toma del poder en su aspecto productivo cuando en verdad el poder es también el lenguaje.

No es nuevo el esfuerzo de mirar el lenguaje que nos acontece. En los 70' era novedad el libro Cómo leer al Pato Donald. Su tesis principal fue que las historietas de la “Walt Disney Company” no sólo constituían una expresión de la ideología dominante, sino que además eran cómplices de la tarea de mantenimiento y difusión de esa ideología en los niños. Se vio como otra faceta de colonización del capitalismo. Es decir, era una manera del poder de producir verdad, inocularla. 

Si la Constitución Pólitica del Estado fuera un comic, que lo parece, sería un operador más de la dominación puesto que la Constitución – parte del metarelato - es una construcción lingüística productora de verdad; la verdad jurídica o el mentado "estado de derecho" que como sabemos,  es un estado de derecha.

Quienes repugnan del metarelato neoliberal proponen cambiarla porque sus leyes serían espurias y vulnerables al cohecho. Evidente.

Quienes reproducen el metarelato, son voceros de la verdad del neoliberalismo y avisoran el caos o el descalabro del estado de derecho, si esa verdad es alterada. Fe.

Pero ¿Por qué mi vecino, colega, amigo , hermano - mismo sueldo y mismas penurias - pero más arruinado que yo, defiende el metarelato neoliberal?
...
Porque la verdad del metarelato es internalizada mediante mecanismos subjetivos de dominio y sometimiento.

Quienes defiende esa verdad aún a riesgo de su propia muerte exclaman “Prefiero existir en la subordinación que no existir”. Un mecanismo bastante humano por lo demás, puesto que cuando la elección se vuelve imposible, el sujeto se subordina a una promesa de existencia. 

El neoliberalismo, inocula un pensamiento común y colectivo del bienestar esperado. Bienestar que es material y visto por los sujetos como la libertad misma. Son sujetos carentes de un proyecto colectivo y suma de entes individuales permeables a la falsa arenga emancipadora de los bienes materiales.

El neoliberalismo es un metarelato que a partir del mercado representa la Plenitud imposible de la comunidad. Es imposible, porque esa plenitud es insaciable y de una voracidad inextinguible. Acabará con el planeta.

Pareciera que esta divagación correspondiera a otra teoría más de las conspiraciones mundiales, pero pregúntele a los sobrevivientes de la dictadura y eternos sospechosos de jugar hacia la izquierda. Adoptaron pautas de conducta que el metarelato aceptaba como correctas y las repitieron hasta configurar un discurso aceptable y así sumarse al pensamiento común.

No hubo nada más totalitario que el metarelato del llamado gobierno militar. No quisiera hacer comparaciones odiosas pero fue vivir en los regímes más abyectos de la historia universal y sin embargo aún algunos hablan de la "emancipación libertadora". Son pocos pero quedan.

No hay texto alternativo automático disponible.
En fin, nos hemos encontrado con Foucault y tres preguntas en un meme cuya respuesta es una sola; El peor castigo es ... ser excluido de los beneficios. A partir de esa respuesta se ha construido todo el metarelato del neoliberalismo y su mejor resultado; el miedo a cambiar las cosas.


jueves

ELHOMBRE ES UNA PASION INÚTIL




Alguna vez, en algún lugar y en alguna cena, conversamos sobre el cómo cambiar el futuro político inmediato de Chile, y se me ocurrió opinar - entre las mejores opiniones de mis contertulios - que era necesario visibilizar a la élite, para que el chileno común, víctima de las tomas de decisiones fácticas, pudiera entender que su destino era ni más ni menos, el deseo de las élites, que su destino no le era propio, que apenas eran un adminículo desechable y servil de la historia escrita por y para la élite, comparsa trágica de los verdaderos articuladores del devenir histórico. ... Si todo se transparentara, pensaba.

Ingenuo como soy, creí que mis compatriotas eran dignos, con aspiraciones sublimes sobre su propio destino y el de la nación, que solo les faltaba acceder a la información correcta, para que todo se develara pues tenían principios morales superiores.

Apenas transcurridos 60 días se rompe el pretil de la fosa séptica; el caso Penca y nos sucede el aluvión de cohecho, colusiones, corrupciones, desfalcos y mentiras que explotaron en el ámbito público - pero que la sustenta el “inmaculado” mundo privado - manifestación evidente del estado de putrefacción en que nos encontramos. Chile es como un cadáver en permanente descomposición; donde tiras un tajo afloran los gusanos. Es cierto. Se destapó una maraña, inconmensurable. Sin mesura en imaginación alguna, cobró su verdadera infinitud la palabra impudicia.

Sin embargo y a pesar de la contundente evidencia, mis compatriotas siguen defendiendo lo indefendible, personalizando los síntomas del sistema en la vereda del frente, comulgando con nuevas ruedas de carretas, creyendo en las izquierda y las derechas putrefactas ambas, atrincherándose en sus creencias ya demolidas, hechas polvo por la evidencia. Votaron en conciencia y con su sentido común por los demostradamente corruptos. 

Dan pena. Qué pequeños son. Tan risibles, como aquellos a los que les ofrecían educación gratuita pero querían pagar porque si no, no habría libertad de educación o como aquellos que defienden a las AFP porque de existir un sistema estatal se podrían robar el dinero, como si no les fuera robado ahora por la casta - mal llamada - política, sus mentores privados y su respectiva guardia pretoriana, esa; la de los valiente soldados.

Toda esta perorata es para acompañar una analogía; y es para los chilenos que aún sostienen como cierto el discurso del sueño americano, 
¡Chilenos creyendo en el sueño americano! 
¡En la tierra de las oportunidades! 
¡En la supremacía del hombre blanco! 
Esos que ni siquiera han salido de sus pueblerinos límites escolares a pesar de visitar playas con cocoteros y Oh; Orlando, florido y sus chancletas con guayaberas acogotados por sus tarjetas de crédito, de por vida. Sigan con sus quenas y trutucas silbando; "dios salve a américa". 

Sé de la historia gringa como para llenar páginas y páginas de ignominia, de sus siervos - mis compatriotas - lengüeteando rastreramente su lolly en esa llama chantilly que le dicen de la libertad. Sé de las intervenciones a nuestro destino desde los tiempos de la independencia, aliándose con nuestros hermanos para agredirnos y traicionando luego a esos ingenuos. Sé de su desprecio hacia nuestra raza, a nuestras costumbres, a nuestras cultura, a nuestro derechos de pueblos con libre albedrío. Sé de muchos Rocky´s, inventores y campeones sobre el telón placebo.. 

Dije hace un tiempo: Nada me gustaría más que triunfara en esa parodia de elecciones, el más frontal de los gringos profundos, esa especie de pastor de almas descarriadas, misógino, racista y soberbio en su ignorancia.

Ha llegado el momento predicho por el Apocalípsis; el Argamedón.
Pero no tengáis temor. Será un chiste a lo Donald su dedo en el botón.
También lo creen sus votantes; más de la mitad inculta votó por él.

Durante toda la historia gringa hubo repetidos períodos de evangelismo, de resurgimiento de fanáticos religiosos. Uno de ellos fue en los años cincuenta, “One Nation Under God” o el “Macartismo anticomunista”, “Ojo de Águila”, la “Escuela para las Américas” Y se la han creído entera. Han existido limítrofes que se la han creído hasta justificar el arrasamiento de pueblos enteros, de comunidades indefensas. Tienen esa creencia religiosa del rol pastoral de los Estados Unidos para modelar el mundo a su imagen y semejanza. Se la han creído con sus oraciones al dios blanco, al dios de la supremacía blanca. " Dios no permita que gane Hillary decía mi rubia amiga - mormona por supuesto - porque no tengo tolerancia a los farsantes y al cinismo" . ¿Y quién podría tenerla? Donald es de verdad, podemos volver a odiar sin complejos de culpa se dijeron los mestizos y teñidos rubios, arrasar a los que no piensan como yo y cumplir con lo que quiere mi dios.

Ganó la rabia, la ira de millones de enojados mal empleados para quienes naufraga el sueño americano. Es la oportunidad para limpiar la casa, pensaron los cerebros de lagartijas. El voto se transformó en una bomba Molotov para tirársela a los hijos de puta del sistema neoliberal.

Los discursos de Trump, no son insalvablemente nulos. Hay una retórica religiosa muy potente. Un 30% de gringos creen que el mundo se creó hace mil años y que Cristo ya viene. Nada tienen que envidiarle las frases de la extrema derecha y republicanas, a la de los ayatolas. Él es, "el presidente más grande que Dios haya creado". Nos lo dice él. Están a la par ayatolas y Trump. Y le creemos, porque no va por los lugares comunes del típico y correcto discurso político. 

Ha sido constante en la historia gringa la aparición patológica de salvadores del mundo. 
¡Dios salve a Bruce Willis! En tiempos de Reagan 
¡Dios salve a Will Smith! En tiempos de Obama. 
Y Oj Alá, Dios no salve a América de Trump, ni a esos que se han vestido de una América que no les pertenece y su patología al fin haga mella en ellos.

Amo a Trump, el Freddy Krueger de mis mejores pesadillas adolescente. Y que siga el chiste de la democracia y su bolsa de valores, total; el Hombre es una pasión inútil.


miércoles

EL MONUMENTO A HERNANDO DE MAGALLANES



¡ Cuántas veces hemos visto esta postal ! ¿Y qué hemos reflexionado sobre ella?

El 16 de diciembre de 1920 se erigió la espléndida estatua del escultor chileno Guillermo Córdova Maza, representando al conquistador portugués parado sobre un cañón o bauprés, con fondo de limpias nubes oteando el horizonte. 

Abajo, en el basamento, las figuras de un selk’nam y un aónikenk con el gris respaldo del granito. Sentados e impávidos. A uno de ellos le brilla el pie, por el diluvio de caricias que ha recibido.

Bronce argentino y piedra chilena para exaltar la conquista de un portugués por deseo de un asturiano; José Menéndez.

Asistió a la inauguración del conjunto escultórico, un tenso cordón policial alrededor de una masa puntarenense recién herida por el asalto e incendio de la sede de Federación de Obrera de Magallanes por militares y carabineros donde murieron carbonizados 30 obreros. 

También vino un representante de la corona española, seguramente un infante, que paradójicamente no llegó por el Estrecho de Magallanes sino por el Canal de Panamá, evidenciando el declive de la ruta magallánica para unir los océanos



En el basamento hubo una placa de bronce que fue cambiada, pero la original decía:

A Hernando de Magallanes, José Menéndez


Así fue el alarde de poder, de tú a tú; entre iguales. Porque la riqueza permite ingresar a los libros de la historia. Soberbios y pedantes que lograron borrar de las páginas de la historia a los primeros colonos de Magallanes; desamparados soldados del ejército chileno, exiliados, emigrantes de Chiloé, inmigrantes europeos, agricultores suizos, franceses deportados de la Comuna de París, mineros croatas que huyeron de la invasión austríaca. Cuánto ofendemos a los croatas cuando en sordina les decíamos: ¡austríacos!

La historia oficial retiene a aquellos que amasan fortuna y se convierten en poderosos magnates pero la verdadera historia es el tejido frágil de las vidas, de invisibles exterminios y de los comunes olvidados como nosotros que permitimos la perpetuidad de todo monumento.


sábado

VÍCTOR JARA Y YO (Ricardo Jiménez)



Victor Jara ( Lonquén 28 - 9 - 1932 / Estadio Chile 15 - 9 - 1973):

La primera vez que escuché un cassette con canciones grabadas de Víctor Jara yo tenía 16 años, y tras escuchar los primeros diez minutos revisando las canciones, me sorprendió que hubiera música tan fea, tan extraña, me pareció incomprensible que a alguien pudiera gustarle.
Era 1980, y yo era en sentido sociológico; hijo de la dictadura de Pinochet. De familia pobre, marginal, sin ninguna militancia ni interés político, más allá de la lucha por la sobrevivencia que llena la vida de los muy pobres, yo había crecido y sido formado en ese mundo sombrío, disciplinado, represivo, silencioso, asustado y sin memoria, que era el Chile bajo dictadura.


Desde el golpe de 1973 y hasta 1979, habían transcurrido años de intenso terror de estado, una de cuyas primeras víctimas fue Víctor Jara, y el exterminio físico de los miles de cuadros del movimiento social y político popular que había tomado décadas formar, muchos de ellos en heroica resistencia.

Yo, como millones de mi generación, crecí ignorándolo o teniendo apenas una vaga y relegada visión de que algo grave había ocurrido y era mejor no meterse en eso. No había, ni se sabía de nada parecido a la democracia, los partidos o tan siquiera discusiones cotidianas que hablaran de política.
Para 1980, sin embargo, el país renació de sus cenizas y comenzaron las primeras protestas masivas en las calles. Vertiginosamente, como un reguero de pólvora que se enciende, “la política”, como se decía en esa época a la resistencia, se extendió por barrios y colegios.
Al principio con mucho miedo y desconfianza, pero finalmente movido por una vaga certeza de que era mejor arriesgarse y protagonizar algo antes que seguir mi destino social marcado para la exclusión, falta de oportunidades e insignificancia.  Comencé a hablar con “los políticos”, a discutir y razonar con ellos, a recibir y leer sus libros y escuchar las nuevas y extrañas músicas que me pasaban.
Los libros y las canciones “comunachas”, esa era la palabra despreciativa generalizada en dictadura para todo lo de izquierda u oposición al régimen, estaban literalmente prohibidas por ley y eran un delito castigado con cárcel y, era un secreto a voces, la tortura o la muerte. Lo serían todavía hasta 1983.
No recuerdo bien, pero a mí me parece que la primera grabación en cassette que me pasaron fue la de Víctor Jara, un “compañero cantante, al que mataron los milicos”; recuerdo que eran sus canciones clásicas más conocidas. Yo nunca en mi vida había escuchado a un cantante solo con su guitarra, tocando melodías que no fueran las de moda y menos hablando de algo más que unas cuantas frases de amor refritas. Como dije, me pareció tan extraño y tan feo ese canto que lo saqué luego de diez minutos y lo devolví sin hacer comentarios.
Durante toda mi vida hasta ese momento, mi universo cultural se reducía a muy pocos elementos. Las eternas músicas populares de boleros y cumbias, típicas de los pobres en esa época. En las radios, la única música en español era romántica y de modas bailables ligeras. Unas cuantas FM sólo trasmitían música en inglés todo el día, todos los días. En el colegio, era obligatorio aprender y cantar los himnos de las fuerzas armadas, algunos de los cuales llegaron a gustarme, sinceramente. El “folclor” chileno era apenas un conjunto de canciones cantadas por “Los Huasos Quincheros”, una especie de grupo oficial.
Antes de un año, yo conocía bien y escuchaba a diario casi toda la obra de Víctor Jara y de otros grandes artistas populares prohibidos. Sus canciones jugaron un rol tan o más importante que los teóricos revolucionarios cuyos libros devoramos con la avidez de los condenados a muerte.
A través de sus canciones, Víctor fue de hecho un compañero cotidiano y un maestro político y cultural para mi generación
Elenco de “Ánimas de día claro”, dirigida por Víctor Jara en 1962, con Luis Poirot como asistente de dirección. Participaron Tennyson Ferrada, Bélgica Castro, Gonzalo Palta, Carmen Bunster, Marés González, Kerry Keller, María Cánepa, Lucho Barahona, María Valle.
El segundo encuentro

Con los años, mi formación política más crítica y ahora lo sé, el dolor que la tragedia de mi pueblo sedimentaba en mi corazón, llegué también a discrepar y criticar virulentamente a Víctor. Él era militante del Partido Comunista, partido que había apostado a la estrategia de ceder ante la derecha para detener el inminente golpe de estado.
Víctor es detenido tras el golpe en la Universidad Técnica del Estado (hoy Universidad de Santiago), donde trabajaba como docente. Curiosamente, el golpe de estado se anticipó para ese día 11 de septiembre porque el Presidente Allende anunciaría públicamente, en un acto justamente en esa Universidad y donde cantaría Víctor, un plebiscito de consulta de continuidad o no de su gobierno para superar de manera pacífica e institucional la grave crisis generada por el golpismo en marcha.
Allí, los trabajadores y estudiantes se concentraron a esperar a ver qué ocurría y qué podían hacer, y la resistencia no era una opción; por el contrario, el gobierno popular del Presidente Allende había concedido en el congreso la infame “ley de control de armas” que permitió preparar el golpe a los militares, reprimiendo duramente a los sectores populares organizados.
A los ojos de mi generación militante, a una década de distancia y horror, formados en la clandestinidad y la resistencia, eso nos parecía cuando menos una ingenuidad, y hasta llegamos a decir cosas peores, de manera inmadura, irresponsable e injusta.
Por supuesto, más tarde, como parte de mi crecimiento, comprendí lo ligera que era esa crítica, pues no se puede tan fácilmente mirar desde el futuro para pedir al pasado que supiera lo que hoy sabemos.


El tercer encuentro
Avanzando en el tiempo y en el crecimiento personal, tuve lo que llamo mi tercer encuentro con Víctor. Con mi percepción más abierta, conocí, reflexioné y aprendí todavía mucho más de él. Pude llegar a comprender perfectamente porque él es una de las personas destinadas a ser arquetipos, símbolos de lo trascendente para los pueblos y para toda la humanidad.
Ante todo, me impresiona la ternura perenne, invencible, de su creación, de sus actos, de sus actitudes. Incluso en sus expresiones más militantes y de controversia, esa ternura lo impregna todo. Cuando me detengo con atención en esa ternura, siento como si de verdad hubiera escuchado y pudiera recordar la sonrisa ancha con que casi siempre aparece en sus fotografías y vídeos.
Artísticamente, Víctor hizo, a mi juicio, lo que otros hicieron en la política de su época, reconoció, dio voz y representó, trajo al escenario e hizo consciente, a sectores sociales que no eran tomados en cuenta hasta entonces, incluso por la izquierda tradicional: los pobres y marginales del campo y la ciudad.
Se lo permitió su temprana biografía campesina marginal y la influencia de Violeta Parra, entonces una desconocida o despreciada para la mayoría del país, pero que Víctor conoció y de la que aprendió decididamente.
También influyó en ello, y a contramano de ciertas rigideces de la izquierda de la época, un rasgo que lo conecta a lo hondo de las clases más populares; su obra tiene un profundo sentimiento religioso cristiano, crítico de la iglesia católica cómplice de las injusticias, pero al mismo tiempo llena de alusiones bíblicas y compañera de la iglesia de la liberación, como expresa por ejemplo su famosa “Plegaria a un labrador”.
No fue su única excentricidad para la izquierda tradicional de la época. La genialidad y sensibilidad artística de Víctor le permitió estar a la vanguardia en superar prejuicios propios de la inmadurez del movimiento revolucionario de entonces, como los que rechazaban las manifestaciones de la música rock por considerarla ajena e imperialista, “una flor transplantada” como escribió despectivamente una revista de izquierda del momento contra nada menos que el grupo Los Jaivas.
Víctor fue el primero y el que llegó más lejos (porque hubo otros cantores jóvenes en la misma línea, como Patricio Manns y Ángel Parra), en romper con esa limitaciones erradas y fue amigo personal del grupo Los Blops, uno de los fundamentales históricos del rock chileno, cuya canción Los Momentos es uno de los himnos populares del país.
Víctor usó a Los Blops como banda de acompañamiento en su famoso disco “El derecho de vivir en paz”. Y Los Blops, impactados por el horror de su muerte le escribieron su canción “Sambaye”, en la que, según han declarado, inventaron una especie de idioma sin significado y con metáforas de los sueños porque literalmente no sabían cómo decir lo que significó para ellos el asesinato de Víctor y lo que estaba pasando.



El último encuentro, por ahora.
Ahora, con motivo de cumplirse 41 años de su asesinato, compañeros peruanos me han invitado a reseñar a Víctor en un acto homenaje que le harán en Lima. La sabiduría ancestral de los pueblos mayas nos habla de círculos que se cierran, de coincidencias del tiempo, las cosas y las personas plenas de significado y sentido. Y así asumo esta invitación. Lo considero mi nuevo y último encuentro con Víctor, por ahora, porque para mí Víctor sigue creciendo y yo espero seguir creciendo, al menos algo más, también.
Fue aquí, en Perú, donde Víctor Jara grabó la que es su última actuación en vídeo para la TV peruana, en julio de 1973.
En esa ocasión, Víctor estuvo en Lima, en Cusco y en Ayacucho, donde habló de la batalla de Ayacucho, que rompió la dependencia colonial con España, y de cómo en el Chile de entonces se quería a Velasco Alvarado. 
Plenamente consciente del peligro, como lo muestran sus entrevistas, Víctor decidió regresar a Chile para enfrentar su destino de la única forma que sabía, con ternura, con fe y con consecuencia.
En Chile, hoy, una lenta, demasiado débil y tardía justicia está procesando a algunos de los implicados más directamente en su asesinato. Es todo un símbolo de esa democracia misma que tras una larga y dolorosa lucha conquistó, a medias, muy a medias, el desangrado pueblo chileno. Y todo un símbolo de que esa la lucha por la democracia continúa y avanza.
Feroces puertas blindadas todavía persisten en cerrar al pueblo las grandes alamedas, pero las nuevas generaciones, con el alma llena de banderas y canciones, no cesan de patearlas con coraje y belleza. Víctor sigue alimentando y formando a esas nuevas generaciones, como hizo con la suya y con la mía.

Gracias, Víctor.



https://www.mixcloud.com/Discoteca_Nacional_Chile/konzert-f%C3%BCr-chile-s-88-113-pl%C3%A4ne-1974-rep%C3%BAblica-federal-alemana/



jueves

El COMPLETO


El famoso COMPLETO que llena los vientres primarios de la chusma a horario. 
Hago todos los circuitos de un santiaguino para titularme de tal, me he tragado; anote:
- los CRUDOS del Bierstube, 
- la TORTILLA de la Ostia, 
- el ARROLLADO del San Remo, 
- el TERREMOTO del Hoyo, 
- los POROTOS GRANADOS del Vesubio, 
- las GUATITAS del Pinpilinpausha, 
- el ANTIPASTO del Da Carla, 
- hasta el RUMANO de la Fuente Alemana, pero al COMPLETO del Dominó, a ese muerto no lo cargo yo. 
Sin embargo me paro frente a su vitrina y observo.
Lo primero es abrir la tarasca como un Alien o sea hay que tener doble mandíbula que se desencaje como la de una pitón. 
Lo terrible es calcular con qué carga de presión se debe morder ese formato de bombín para que no salgan eyectados; el tomate picado, el chucrut, los porotitos verdes, la mayonesa. 
Si se hace con violencia puede salir disparada la salchicha caliente hasta ensartarse en un ojo vecino y flor de demanda ¡capaz que el vecino no esté asegurado para estos inconvenientes digestivos y te llegue una demanda por maltrato de obra! 
Hay que ser maestro o tragasable para engullirse esos centímetros de pan relleno con de todo. Y más encima, alguno le chorrean hilillos de ají, mostaza o palta...
La lógica indica llegar lubricado, tragar a distancia y no usar corbata, aunque estos adminículos pululan como plaga a horas de almuerzo de jóvenes secretarias de uniforme, músicos sin empleo y mi ejecutivo de cuenta.
El día del completo no se olvida, pregunte usted por la fecha del Completo y le dirán ¡14 de mayo!  Pregunte usted que se celebra el 5 de Abril... silencio ...
Imagen foto_00000002

CIRO'S Bar Restaurant

IMG_4974.JPG
El CIROS Bar-Restaurant con la decoración de los años 70´; mesas con cubiertas de melamina, pavimento de piedra laja, luminarias sesenteras con lux de los 50´ y muchos cambios de ampolletas – a los menos seis - pero con carcasas funcionando. Todo es setenteramente viejo, como el sonido del arrastre de las patas de fierro sobre la piedra laja. Qué dura fue la vida en los 70´.
Being helped into her coat by Ciro's restaurant owner Herman Hover in 1957.
Being helped into her coat by Ciro's Restaurant owner Herman Hover in 1957.
El impacto se produce cuando ingresa un solitario oficinista con patillas, chaqueta raída y corbata de funcionario público de la administración Frei Montalva o Allende Gossen, de los que sobrevivieron a la limpieza del 73 y abandonaron su cartel de habitué por los toques de queda.
El Bar está en calle Bandera. La calle donde el abuelo de Arturo Prat izaba la bandera cuando vencían los patriotas. Allí está ese sándwich de pavo, con el mejor Cola de Mono. Brebaje cuya origen pertenece a las casas de cita, de cuando el presidente Montt salía de juerga con sus ministros.
Montt decía: 
- Tengo que volver a casa, ministros. Me esperan mi buena mujer y mis hijos benditos. No me escondan el revólver. El revólver era un Colt que usaba para defensa personal, cacería y tiro deportivo. A lo menos tres de sus ministros se los merecían.
Tipín cinco de la mañana aparecía el revólver para que Montt, no sin antes que la regente de la casa de citas le dijera:


- Excelencia: tómese este cafécito con leche ( y aguardiente) ¿Cómo se va a ir con el estómago vacío?

El cahuín - cartucho talibán de toda fronda - dio origen al comentario de la Colt de Montt y que nuestra proverbial flojera muscular en la pronunciación, derivó en Cola de Mono.
En el CIRO'S está el mejor y como dicen nuestros iluminatis; 24 x 7.
Esto que narro, es mi Gestalt; porque el todo siempre es mayor que la suma de sus partes. Ojala que lo entendieran los aficionados y entendidos en la política.
Pásense por el CIRO'S y pidanse también un caldo tronco en cacerola de metal. Es un enjundioso y auténtico caldo levanta muertos para evitar que se entrone el invierno. 
En una de esas,  se les alumbra la ampolleta para enderezar las cosas.
IMG_4970.JPG

sábado

EL CAÑON DE LAS DOCE (Raúl Peñaloza Román)

Copio y presto casa,  a los textos de Raúl Peñaloza Román, porque hay demasiados próceres nombrados en ellos y no pueden olvidarse. De más que merecen el saludo fraterno de un ... Diarucho hereje de los viejos tercios porteños que siguen en la rueda... 
N° 85.- Puertazul en Chiloé, “región rururbana”

El arquitecto Edward Rojas (UCh/DAU), cabeza visible del pluridisciplinario Taller Puertazul de Chiloé,creado con el colega Renato Vivaldi y un grupo de otros profesionales (1976).
Los palafitos de Castro, patrimonio regional y nacional de una arquitectura vernácula y espontánea que fue decantándose con el tiempo, en estrecha simbiosis con el modo de vida de los pescadores chilotes.

PREMIO ENSAMBLE 2015

La delegación Chiloé del Colegio de Arquitectos, ha acordado el Premio Ensamble 2015 al Taller Puertazul de Castro, por su sostenida labor en el desarrollo de la arquitectura y el urbanismo en Chiloé.
El premio Ensamble 2014 había sido entregado por la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile por su continua labor y considerable aporte a la isla y a las comunidades locales a través del Programa Chiloé.
El año pasado, Marcela Pizzi, Decana de la Facultad, al agradecer dicho reconocimiento, puso en relieve los aportes realizados por el Taller Chiloé, para el mejoramiento del espacio público, levantamientos arquitectónicos urbanos e históricos; y estudios técnico-constructivos y sociales. Agregó que dicho premio “es un galardón muy importante porque viene de la misma comunidad, no exclusivamente de un público docto o académico”.
Este año el premio recae en un grupo variado de profesionales que componen el Taller Puertazul, en su doble connotación cultural y profesional.
Cultural porque se trata del delicado arte de integrar los valores regionales propios, en un lenguaje arquitectural que se enraíza en el modo de vida específico, en este caso de Chiloé, estrechamente ligado al mar y la tierra, a la agricultura, la pesca y la artesanía, lo que en planificación territorial se denomina la “base económica regional”. 
Profesional porque Puertazul, desarrolla una arquitectura que conjuga el respeto del patrimonio local, las técnicas ancestrales y los avances tecnológicos contemporáneos. Esto se hace sentir como una gran necesidad en el resto del país, salvo algunas contadas excepciones, lo que Puertazul va logrando con cierta maestría, instalado en el terreno. Entretanto, las arquitecturas regionales del resto del país, siguen esperando...tanto como la deseada autonomía regional espera la necesaria y urgente descentralización.
El premio ensamble

Un poco de historia
Esta tendencia, había sido tempranamente vislumbrada por el recordado maestro Roberto Dávila en su intento de recrear una “arquitectura chilena”, aunque bajo premisas, marcadamente ideológicas, reminiscente del pasado post-colonial.
Su partido fundamental era valioso. Sin embargo el contraste entre la gran calidad de sus obras y su discurso académico, le restó resonancia en el alumnado, debido a su visión de carácter patronal ligada a la tierra, en una época en que en el país, ya industrializado, la urbanización avanzaba con cánones propios, independientes de la vida rural patriarcal...
Ya en plena Reforma de 1962, para don Roberto, el desarrollo de la construcción en altura, era lo que él llamó la “arquitectura internacional”. Su discurso se hizo excluyente... 
Dos obras importantes obras de don Roberto perduran en Viña del Mar. Han atravesado los decenios y el siglo. El Cap Ducal en la Avda. Marina, a la altura de la desembocadura del Estero, y la Casa Flores en la subida Agua Santa. La totalidad de su obra es de una plástica inconfundible, prueba de la validez de su partido arquitectural, de sólido valor estético.
Su reconocimiento definitivo fue consagrado por el Premio Nacional de Arquitectura 1971.
El Cap Ducal original (1912)... ...y renovado (2014) Más de 100 años, con un leve retoque.



Las iniciativas gubernamentales.
Chile ha tenido experiencias de desarrollo urbano-regional de envergadura, como p.ej.: 
- El Plan Serena (1948-52) impuesto por el Pdte. Gonzalez Videla, obra de nuestro querido profesor Guillermo Ulriksen Becker y del paisajista alemán Oscar Prager.
Avda. Guillermo Ulriksen / La Serena. Foto gentileza de nuestro estimado colega Heriberto Hildebrandt.
- El Puerto Libre de Arica (1953). Bajo el gobierno del presidente Ibáñez del Campo, se promulga el D.F.L. N°303, eximiendo de impuestos de importación y tasas de desembarque a los productos que ingresaran al país. Arica pasó de 15 000 a más de 70 000 hab., en cinco años. En 1958 se derogó el decreto de Puerto Libre, y la Ley 13.039 introduce un plan industrial basado en la manufactura de automóviles y las procesadoras de harina de pescado, creando la Junta de Adelanto de Arica.
Destacada participación ha tenido el arquitecto, escritor, investigador histórico, Eduardo Hoyos, uno de los protagonistas del grupo de trabajo llamado la J.A.A. (Junta de Adelanto de Arica).
El Plan Regulador de Coyhaique (1969). Bajo el gobierno del presidente Frei Montalva, fue obra de nuestro querido profesor, colega y amigo, René Urbina Verdugo, fallecido recientemente. La ciudad fue creada en 1929. Destinada en sus inicios, a estimular el desarrollo ganadero en la región de Aysén, su desarrollo ulterior fue obra de diligentes vecinos y colonos del lugar, hasta este primer Plan Regulador. El Prof. Pastor Correa Prats urbanista autor del Plan Regulador de Ancud (1960), ha participado en su reactualización. Premio Nacional de Urbanismo 2010 ha realizado 38 Planes similares y 2 Intercomunales.

La diferencia fundamental.
Estos tres ejemplos constituyen iniciativas de la administración centralizada en las que la población local solo tuvo participación incidental en tanto usuarios del espacio público; corresponden al concepto fundamental de organización territorial centralizada, a cargo de la Dirección de Planeamiento del M.O.P. y no por casualidad las evocamos aquí. Porque desde Coyhaique a Arica, pasando por Valparaíso, los urbanistas mencionados, de destacada participación, fueron profesores de nuestra Escuela de Arquitectura de la Universidad de Chile en Valparaíso. Agregando al cuarto urbanista de importancia; Prof. Carlos Mena Mania que fuera el motor del Plan Intercomunal de Valparaíso.
Dichos profesores ejercieron sucesivamente la cátedra de urbanismo en nuestra Escuela, iniciando el curso, don Héctor Mardones Restat, Decano y fundador de la misma, René Urbina Verdugo / Guillermo Ulriksen Becker / Carlos Mena Mania y Pastor Correa Prats.
Es el Plan Serena, a cargo del profesor Guillermo Ulriksen, el que reviste mayor interés desde el enfoque que hoy nos interesa. Aunque la iniciativa y las prioridades emanaron desde las altas esferas de gobierno, no fue solo la recuperación del espacio tradicional de la ciudad y su arquitectura lo que interesaba a su autor :
“Ulriksen justifica su tema de tesis, señalando que para establecer las bases científicas del planeamiento de una ciudad es necesario conocer previamente la “trastierra” (hinterland), esto es, la geografía económica de la región que rodea a la ciudad ya existente. Era obvia para Ulriksen la necesidad de conocer la historia de la ciudad y también la historia del país.” (2)Maria Isabel Pavez Reyes in : “La tesis de título de Guillermo Ulriksen Becker (1952): Bases para la Planeación Regional del Norte Chico: Provincias de Atacama y Coquimbo.” p. 4.

Si en su tiempo fue duramente criticada, en un contexto político y social desfavorable, tuvo el mérito de probar que con voluntad política y los medios para su realización, Chile también podía “pensar en grande” y a largo plazo; sus regiones. Digamos con todas sus letras, que esa visión futura y la audacia proyectual le faltó - recientemente - a la cúpula gubernamental del país, para la reconstrucción de Valparaíso.
Era conocido el interés que Ulriksen profesaba a lo que por mi parte denomino “ecología operacional” y que él veía de aplicación en “la unidad microrregional”, tomada como módulo topoecológico de base, concepto precursor de plena validez hoy, y que es de aplicación a la experiencia de la isla de Chiloé, tal como se ve que Puertazul lo practica.

Modestia aparte, no puedo dejar de agradecerle por incitarme - siendo su ayudante - a crear dos unidades temáticas para su curso de Urbanismo, a saber: 
- La introducción a la Ecologia General y Urbana 
- La introducción a la Cibernética teórica.
La primera fue un desarrollo de las nociones básicas introducidas por el Prof. Gabriel Pumarino Carte. La segunda, inspirada en los trabajos del Ingeniero y epistemólogo Prof. Arturo Aldunate Phillips, de la Facultad de Ingeniería, debiera llamarse hoy “Introducción a la Dinámica de Sistemas”. En la época, la Cibernética técnica, también llamada ciencia de la computación, eran los balbuceos primitivos de la actual Informática.
La diferencia entre esos planes y la realidad que vive hoy la Isla de Chiloé, con la acción del Taller Puertazul, está en la génesis de ambas experiencias. Mientras los primeros corresponden a estrategias de gobierno, la experiencia de Puertazul, es exactamente lo contrario, proviene de una óptica creativa enraizada en la base cultural regional, y no de acciones centralizadas... ni centralizadoras.
“Desde que Chiloé fue tierra de castigo para los malos funcionarios públicos hasta hoy, muy poco ha cambiado. Al menos en las expectativas de un cambio real y duradero en sus habitantes. Todo pasa, poco queda. Sin embargo, en contraposición a esta mirada “desde arriba”, paternal, que legisla sin considerar las particularidades de un territorio archipiélago, que ofrece mercaderías extranjeras, platita contante y trabajo asalariado, otra mirada comienza a hacer visible la cultura del lugar. Músicos, escritores, poetas y arquitectos reconocían en el territorio insular una pulsión propia digna de ser respetada y no avasallada por miopes propuestas gobernativas.” (4) Renato Vivaldi “Un monstruo se sentó en la ciudad” in: Recortes de un Outsider. Blog de Caudio Vergara.

Atención a los juicios excesivos
Las propuestas gubernamentales pudieran parecer “miopes”, pero precisemos que si Chile no hubiera creado un extraordinario instrumento para la época, el M.O.P. y su Dirección de Arquitectura, nuestro paisaje urbano sería un conglomerado caótico de instalaciones e infraestructuras, como hoy lo es el nudo Barón en Valparaíso.
El trabajo del urbanista no siempre es confortable. Lo dice el profesor Pastor Correa:
“Yo, en aquella oportunidad (Ancud, Maremoto de 1960) tuve mucho contacto con la comunidad y en lo personal sufrí, porque veía la angustia de las personas. En aquella oportunidad el mar dio 3 embestidas con una altura de 10 o 12 metros. Afortunadamente el barrio ya había sido desalojado. Este embistió contra la costa y las casas empezaron a aparecer flotando… solo una casa fue devuelta a la orilla. Las personas recorrían sus sitios y se alegraban porque encontraban un espejo, una peineta… fue una situación dramática.”
“Los urbanistas tenemos que ser absolutamente “cara de palo”, no hay alternativa. Ese es el caso de Chaitén (2008). Ahora, es legitimo que quieran volver, desde el punto de vista humano, pero desde el punto de vista del futuro de la ciudad, para los hijos de los hijos de los que ahora habitan… 100 años para la vida de una ciudad es bastante poco.”
Metapoli.net – ¿Como cree que estos problemas que surgen en la realidad influyen en el quehacer de las universidades?, ¿Debe abordarse la problemática desde el punto de vista académico?” 
“Pastor Correa: - Hacerlo es importante para la formación de los alumnos, porque la universidad tiene un nivel para decir las cosas. La Universidad tiene el deber de investigar los problemas y decir las verdades en una infinidad de temas. Por ejemplo hoy ante la voracidad inmobiliaria, y a la aplicación de la economía de mercado, la Universidad no ha dicho nada. Y esos son los temas de pensamiento de la ciudad y la forma de intervención, temas de política urbana, etc…”
“El ministerio de la vivienda derogó la política urbana anterior. Y la universidad no dice nada. En este momento no tenemos una política respecto de los temas urbanos. Son los grandes temas del pensamiento sobre el territorio los que la universidad debe discutir.
“Algunos organismos como el Colegio de Arquitectos y la Cámara de la Construcción se han preocupado del tema. Porque los privados no van a decir nada.”

Chiloé, Puertazul y la arquitectura de proximidad. 
Cómo no recordar lo que febrilmente buscábamos en el D.A.U., al crear los Talleres Comunales después del gran sismo de 1971 y en un contexto adverso frente a una oposición académica sediciosa y profundamente negativa.
Al César lo que es del César. No se trata de recuperar de manera oportunista lo que los colegas de Chiloé están realizando hoy, sino solo constatar que la óptica de proximidad, tal como la planteáramos desde la Reforma de 1968, no era en absoluto errónea.
Solo estábamos adelantando un método de formación, con los escasos medios académicos que la misma Reforma nos diera, pero sin que el agitado contexto cultural se prestara para ello.

Los albores
Aunque fue nuestra tenaz opositora, sería injusto olvidar que con motivo del sismo de 1960 en el sur del país, casi apenas creada nuestra Escuela porteña (1957) la profesora Angela Schweitzer Lopetegui y su ayudante Diego Meza, realizaron una primera experiencia de este tipo trasladándose con su Taller a Valdivia, para participar activamente en los trabajos de reconstrucción. Era director el recordado profesor Euclídes Guzmán Alvarez.
Desde entonces, nuestra Escuela nunca estuvo ausente, interviniendo con entusiasmo en cada catástrofe, y poniendo una nota de particular actividad de terreno, tanto para sus alumnos como profesores. Y esto no solo a nivel de Taller, sino muy especialmente en el marco de la formación constructiva de los alumnos, en cuya conducción se distinguieron docentes de la talla de los profesores Francisco Aedo Carrasco, Juan Araya Villarroel, Carlos Martínez Corbella, Helio Lillo, Francisco Reyes Catalán, Octavio Pérez López, etc.
Fueron las experiencias que antecedieron a la creación de los Talleres Comunales de Planificación que se organizaron en torno a cinco municipalidades afectadas por el sismo de 1971, siendo Director de la Carrera, el profesor Francisco Reyes Catalán. Hubo entonces, una suerte de continuidad natural en la iniciativa, aunque bajo premisas sociales mucho más precisas, y fuertemente politizadas, al tenor de la turbulenta época.
Se encadena en la secuencia, la acción paralela de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Chile que inicia su Plan Chiloé a fines de la década de los 60, bajo iniciativa del arquitecto y profesor Hernán Montecinos.
Nada surge de la nada. A menudo, las raíces profundas de una tendencia o movimiento, van siendo ocultadas por el polvo del olvido con que el tiempo se encarga de cubrirlas. Más aún si en materia de catástrofes y reconstrucción, no hay tiempo de esquematizar ni de evaluar lo realizado. Pocos son los arquitectos que escriben. (Esto forma parte de la genética arquitectural) En los cursos de Taller se aprende a proyectar, no a discursear. Solo queda lo substancial del trabajo del arquitecto, es decir, esquemas, bocetos, borradores, notas al margen de los mismos, anteproyectos, y cuando no se pierden, los planos y memorias de ejecución.
Por lo anterior, es más necesario que nunca contextualizar lo que se emprende, bajo la premisa del viejo adagio hindú...”Si no sabe adonde vas, mira al menos de donde vienes”...
Las clases magistrales del profesor Romolo Trebbi del Trevignano han sido en este sentido, uno de los más valiosos aportes a la formación de nuestros arquitectos en Chile. 
Castro.Vista interior del palafito renovado que hoy ocupa
el “Palafito Hostel”, en el barrio de Gamboa. Obra del arquitecto Edward Rojas.

Lo que sabemos de Puertazul
El presente N° del Cañón, es un homenaje a dos de nuestros muy estimados colegas:
Edward Rojas Vega y Renato Vivaldi Tesser, co-fundadores del Taller Puertazul, ambos formados en las aulas de nuestra Escuela porteña, quienes, al igual que otros, han ido por el mundo, esparciendo indirectamente la simiente que sembraran nuestros antiguos profesores en los años sesenta, tanto en Taller como en cátedras teóricas.
“Caminante no hay caminos, se hace camino al andar”
La aventura de los dos amigos es la vivencia misma del poema de Machado. El dúo llegó a Chiloé sin nada, y fue capaz de consolidar su propio asentamiento en una región que les era poco conocida. Edward relata cómo llegaron y se instalaron en la región, y cómo la vivencia de la cultura local a través de sus primeros encuentros y proyectos, les fue sugiriendo el camino a seguir.
Cuando un conjunto de ideas y dogmas se aplican mecánicamente en el arte, estamos en la ideología. Cuando aquellas forman parte de nuestra vivencia, entramos en la cultura.
Por lo mismo, en arquitectura no interesan las recetas sino la concepción singular que caracteriza cada proyecto, y esto nos viene de la vivencia de los espacios y de la percepción sensible de los modos de vida de la gente.
So pena de caer en los que el profesor Ricardo Alegría denominaba “entelequias”, no hay otra alternativa que la observación preliminar para formarse una idea de los objetivos, poder sentir el tema y luego formalizar el partido de un proyecto. Es un trabajo formativo largo y paciente que implica una constante reflexión crítica. No solo del entorno sino de nuestro propio quehacer. “Feedback” le llaman hoy... De allí por ej., la famosa frase “andar andando” acuñada en la Escuela de Arquitectura de la UCV, bajo el reinado del profesor Alberto Cruz. No significaba otra cosa que “echar los estudiantes a la calle”, para que vayan a ver, mirar y observar, que no son sinónimos. 

Los pioneros del 45
En los años cuarenta, las escuelas de arquitectura “veían, miraban y observaban”, los espacios construidos, las formas, y sobre todo los tratados y revistas extranjeras. Casi nunca la gente del lugar y sus diversas formas de vida. Hasta que en 1945 se produjo una explosión de descontento estudiantil.
Los futuros arquitectos despertaron al entorno social y exigieron trabajar en la realidad de la gente, y no en el imaginario de un sector particular de la sociedad, con su canónica arquitectura burguesa. No solo fue el mérito de los pioneros de nuestra Facultad UCH, Urbina, Lawner, Schapira, Gonzalez, etc. En la Facultad de la PUCV santiaguina,  el profesor Alberto Cruz pagó “cash” su tentativa de Reforma. Tuvo que replegarse a nuestro buen Valparaíso y su Escuela de Recreo.
Valparaíso, Valparaíso ¿Qué tiene Valparaíso que los otros no tengan ? Tal vez sea la apertura de espíritu que da el mar, los barcos, sus navegantes, viajeros y migrantes que forman un caleidoscopio único, que trae y lleva vida, vidas diferentes que se entrelazan.

¿Y por qué Chiloé ?
Porque Chiloé es una cultura que ha perdurado a pesar de los aspectos negativos de la modernidad y el progreso. Puede que su carácter insular haya contribuido a reforzar lo substancial, vale decir, la coherencia cultural de sus habitantes, determinada por ese vínculo estrecho y bivalente respecto a sus fuentes de sustento, el mar y la agricultura.
Mutatis mutandis, es también el caso de la región de Bretaña y sus islas en Francia. Otro tanto ocurre en Córcega, Sicilia y las islas del Cabo Verde. Son comunidades de una extraordinaria coherencia histórica y cultural, en el sentido antropológico del concepto, es decir, la sumatoria de la totalidad de actividades, materiales e intelectuales que implica el sustento concreto del suelo y el clima, en el quehacer de sus habitantes.
Con seguridad existen muchos otros ejemplos en el mundo, pero un detalle (que no es menor) me ha sorprendido desde hace decenios. Las almejas de Bretaña son de la misma especie y familia que las de Chiloé. Esa variedad de almejas no existe en ninguna otra parte del planeta... Por otra parte, el ritmo y la variación de las mareas son también comparables. Podemos pensar en una simple coincidencia, pero puede que (en la óptica de Ulriksen) el soporte geoclimático condicione este fenómeno.
Hecha esta disgresión, uno de los elementos relevantes, de carácter antropológico, es el nacimiento y desarrollo de los palafitos, tal como lo describe Edward Rojas en uno de los libros, (5) en el que describe el asiento de poblaciones originarias en adecuación con las características biogénicas y físicas del lugar (costas, mareas, flora, fauna, clima, etc.). Ello confluye al desarrollo de las comunidades de pescadores, a su modo de vida y a la génesis de una arquitectura espontánea, en estrecha adecuación con el lugar.
Allí donde el paisaje y la belleza del lugar son sobresalientes, llega inevitablemente el negocio del turismo. Y ese es el riesgo que Chiloé corre por el momento...si la proyección futura como bien lo señalaba Pastor Correa, no es protegida por la ley, contra la especulación inmobiliaria que ya ha llegado a la Isla.
Se discutió mucho sobre el “mall”, de Castro, desproporcionado en relación al paisaje local. También sobre el puente de Chacao. No son solo problemas de arquitectura e ingeniería. Ese “mall” es la verdadera “cabeza de puente del otro puente”. Ambos proyectos forman parte de la infraestructura de equipamiento y vialidad, necesaria al futuro mercado inmobiliario de Chiloé. Preguntarse por el mayor propietario del sur de la Isla es obtener la respuesta al enigma. 

El paraíso insular...que no debe perderse.
La comunidad suele equivocarse... señalaba Pastor Correa,... sobre todo si está mal informada. Esto explica la satisfacción que los habitantes de Castro han declarado por la construcción del “mall” de Castro. Chiloé, campo de acción del Taller Puertazul, podría ser dentro de poco, el campo de batalla entre especuladores y pequeños propietarios tradicionales de la Isla. El inmenso peso financiero de las promotoras puede ser el “bulldozer que despejará el terreno”.
En la Isla de Ré al Noroeste de Francia...el puente con el continente generó un boom especulativo; muchos viejos residentes debieron emigrar, a causa de los impuestos de bienes raíces que aumentaron considerablemente, el Estado también se benefició... 
La isla de Ré, el puerto de La Rochelle y el puente que cambió la sociología de la isla

“En todas partes se cuecen habas” y en materia de urbanismo también.

La configuración, el rol y la pertinencia de las universidades chilenas, cambiaron a partir de 1974.
La autonomía, la libertad de cátedra y de expresión, desaparecieron. Por lo mismo, la producción de ideas que germina esencialmente a través de la investigación y de sus derivados docentes, hicieron que al cabo de casi dos décadas de silencio, las universidades actuales, aún privatizadas, se vean obligadas a recurrir a convenios e intercambios con otras instituciones del mundo para llenar el vacío de producción propia. La carrera a los masters, doctorados y diplomas extranjeros hace del reconocimiento internacional, un elemento de prestancia académica y profesional.
Sin embargo, el problema de la mercantilización de la enseñanza, la funcionalidad subalterna del arquitecto, tal como lo explica Jorge Lobos en su entrevista y finalmente el espíritu consumista, que orienta todo hacia la moda del mercado, nos hace ver el contraste que existe con algunos países en materia de uso del suelo y control ciudadano del manejo territorial.
Pudiera parecer algo snob comparar Chiloé con la Isla de Ré, pero desde el punto de vista sistémico (o dinámica de sistemas complejos) el modelo es el mismo. Veamos lo que dice un trabajo de la Universidad de La Rochelle, respecto al “ciclo invasión-sucesión del espacio” como se le denomina en Ecología Urbana;
« El contexto de alza generalizado de precios prediales et inmobiliarios desde hace un decenio en Francia ha contribuido, paralelamente, al resurgimiento de la cuestión del acceso a la ciudad (Dureau y Lévy, 2002) y su corolario, el acceso a la vivienda. La insolvencia de numerosos candidatos a la propiedad, obligados a alejarse de ella para llegar a ser propietarios, conjugada con la insuficiencia de viviendas en el parque privado y social, que frena el ascenso residencial de las parejas, ha tocado probablemente y de preferencia a las clases medias, que aspiran a la casa individual con jardín.
Al revés, los procesos de valorización de los espacios intra-urbanos, más específicos de los barrios centrales o pericentrales (donde la gentrificación es una de las modalidades), están en marcha, favoreciendo la concentración de población acomodada como la burguesía, las profesiones intelectuales o los cuadros superiores. Lejos de acantonarse en la capital, estas dinámicas se observan también en las grandes ciudades de provincia (...).
Si estos dos fenómenos – precarización y aburguesamiento – son frecuentemente situados en un contexto estrictamente urbano, por qué no interrogarse sobre su lugar en un espacio igualmente atractivo como el litoral ? Más aún si, a la atracción creciente de una población permanente y veraniega que busca la proximidad del mar, se viene a agregar otro fenómeno, ligado al tropismo balneario : el de las segundas residencias. Su omnipresencia en el litoral, donde llega a representar 80 % de los propietarios de viviendas en ciertas estaciones turísticas, islas y ciudades litorales, invita a pensar en su influencia en la estructura socio-espacial de los lugares frecuentados, incluso si solo se trata que de una ocupación temporal.
¿Qué pasa con los espacios urbanos situados en el litoral ?
La estructura socio-espacial está íntimamente ligada a la proximidad del litoral o a la influencia del espacio urbano ?
¿Qué lógica predomina: litoral o « estrictemente » urbana ?
Y cual es en este caso preciso, la relación de fuerzas entre los residentes secundarios y “los otros » ?
La Rochelle, ciudad intermedia situada sobre la fachada atlántica, ilustra bien la imbricación de estas dos lógicas. Además de la proximidad inmediata de la Isla de Ré, lugar de veraneo apreciado de los « people », de los políticos y de la pequeña como de la alta burguesía francesa, La Rochelle beneficia de tres factores de atracción: es a la vez espacio urbano, estación balneario y ciudad turística.
El ejemplo « rochelo-rétais » sirve de base para un estudio que apunta, a través del análisis de las dinámicas de bienes raíces e inmobiliaria urbanas, a interrogarse sobre la repartición de los grupos sociales en el espacio urbano y a tratar de definir el rol que juegan los residentes secundarios. Son los primeros resultados de este trabajo, realizado en el marco de la creación de un observatorio de viene raíces e immobiliario en el Laboratorio LIENSs CNRS de la Universidad de La Rochelle así como una presentación de sus fundamentos metodológicos presentados aquí.”
En nuestro caso, el futuro puente de Chacao, podría ser un elemento de progreso para Chiloé, como también el punto de partida del ciclo invasión-sucesión que tuvo lugar en la Isla de Ré. Nuestro controvertido puente, transformará la Isla en un centro de turismo de nivel internacional, dadas su geografía, sus paisaje, su flora y fauna, generando no solo la ruptura cultural sino también un éxodo masivo de la componente social tradicional de su población. Todo depende de la visión y de la legislación que las autoridades de gobierno decidan, o no, aplicar. Voluntad que aparece como poco probable, si se tienen en cuenta p.ej., la veneración del lucro y la denegación indiferente ante el problema Mapuche.

La rururbanidad
Es la pulsión ciudadana de guardar, tanto como sea posible, lo rural dentro de lo urbano. Un resto de campo dentro de la ciudad, el barrio e incluso en la vivienda, Probablemente esto venga de los albores de la sedentarización, etapa de la historia de la humanidad en las tribus abandonan progresivamente el nomadismo, pasando al estadio agro-pastoral hasta llegar a la civitas (aldea, ciudad, urbe y metrópolis, hoy megalópolis).
El urbanismo nace de esa necesidad imperiosa de corregir la ruptura con el espacio natural, en un momento de la Revolución Industrial cuya expresión paroxística conduce al llamado “liberalismo Manchesteriano”, en el que la rentabilización a ultranza del espacio, los recursos y la fuerza de trabajo (mujeres y niños incluidos) van a llegar a un punto de saturación, espacial, social e incluso atmosférica.
Surgen, el movimiento higienista y el socialismo utópico, como reacción a la extrema explotación obrera que va a dar nacimiento, primero, las utopías (sueños de la ciudad ideal, barrios obreros, falansterios, etc.) y luego al urbanismo operacional (que materializa las teorías) cuya expresión máxima van a ser la “Ciudad Jardín“ de Ebenezer Howard en Inglaterra y la Ciudad Industrial de Tony Garnier, en Rhône-Alpes / Francia.
Lo que los cursos de urbanismo no integraron en este sentido, lo encontré en la cátedra de urbanismo del difunto arquitecto y urbanista belga, profesor Victor Martiny (6), quién exaltaba la imagen y obra del Faraón Amenophis IV o Akhenaton (7). Lo consideraba el “faraón urbanista”, por su obra, la ciudad de Tell-El-Amarna, cerca de Tebas, en medio del desierto. Su proyecto y construcción obedecían a un plano diseñado (en oposición a la aglomeración espontánea de los poblados en torno a los palacios) con la particularidad que, por primera vez, se diseña un barrio obrero destinando a los esclavos. La leyenda del éxodo egipcio indica que estos eran los llamados “impuros” o judíos monoteístas, por disentir junto al Faraón rebelde, del politeísmo del clero egipcio.
Desde la más profunda antigüedad, esta relación de las comunidades con el habitat, sufre la constante imbricación entre espacio natural y espacio cultural o construido (Munford). El “urbanita” (8) se debate desde entonces entre estos polos extremos, siendo su relación y proporción, el sello propio de cada cultura.
Volviendo a Chile, puede que a la luz de lo precedente, veamos con otros ojos la mancha de aceite del Gran Santiago, en su persistente crecimiento horizontal, típicamente rururbano. También puede ser de aplicación para apreciar : los patrones de asentamiento de la Conurbación Troncal del Valparaíso interior; el rosario de pueblos campesinos entre Los Andes y Llay-Llay e incluso, la usura de nuestra propia Ciudad Jardín, Viña del Mar, cuyos antejardines invadidos por los boliches “deuncuantuay”, la van desfigurando.
Retengamos de todo esto que, Chiloé posee un equilibrio rururbano excepcional que conviene defender a toda costa, puesto que su virtual apropiación por la depredación especulativa, no es una elucubración politiquera, sino una tendencia corriente y sostenida del sistema actual. Para ello es también necesario, desenclavar esta experiencia, darla a conocer en las universidades y en el medio profesional.
Raul Peñaloza Román