Rubén Cárcamo Bourgade

sábado

TEXTOS SOBRE MUJERES - Hombres necios que acusaís a la mujer sin razón


HILDEGARDA. En el año 1234 la religión católica prohibió que las mujeres cantaran en las iglesias
Las mujeres - impuras por naturaleza - ensucian la música sagrada que solo puede ser entonada por niños varones o castrados.

Esta pena de silencio rigió durante siete siglos, hasta que recién en el siglo XX, las mujeres pudieron cantar en las iglesias solas o en coros.
Poco antes de que se pusiera en marcha esta prohibición contra las hijas de Eva, hubo una monja llamada HILDEGARDA de Bingen, que dirigió un convento y creó la música litúrgica para ser cantada por mujeres. Esas voces de ángeles supieron cantar como nadie a la gloria del Paraíso.
HILDEGARDA, no se limitó a componer música maravillosa, supo desafiar el monopolio masculino del convento y convertirlo en un reducto de la libertad femenina...Y supo escribir en sus trances místicos, páginas que han perdurado, donde la mujer ocupa un lugar central, porque HILDEGARDA, decía, y sabía lo que decía, que: 


La sangre de veras sucia, no es la sangre de la menstruación sino la sangre de las guerras.

TERESA. 

Cuatro siglos después, TERESA de Jesús se había convertido en un símbolo de la cristiandad. Fue santa, Teresa, ejemplo de virtud... Y sus pedazos andaban por todas partes. Franco, en aquella larguísima agonía, supo tener una mano de Teresa en la mesita de luz, para que lo ayudara a pelear contra el diablo, y defenderse de sus tentaciones republicanas...

Y bueno, otros pedazos de la pobre Teresa fueron a parar a diversos destinos, incluyendo un pie derecho en Roma junto a parte de la mandíbula superior... Porque Teresa de Jesús se transformó en una reliquia: La cosa venerable.
La mano izquierda está en  Lisboa. El ojo izquierdo en Rona (España) y la mano derecha y de Franco por allí también; España. Es una nación muy creyente. El brazo izquierdo y el corazón, en la iglesia de la Anunciación en Alba de Tormes. Un dedo, en la Iglesia de Nuestra Señora de Loreto en Paris.  Otro dedo en San Lúcar de Barrameda. ...Y así...   hay dedos y otros restos santos de TERESA, esparcidos por toda la cristiandad.


JUANA
La mujer es esclava de su espejo, de su corsé, de sus zapatos, de su familia, de su marido, de los errores, de las preocupaciones; sus movimientos se cuentan, sus pasos se miden, un ápice fuera de la línea prescrita, ya no es mujer, ¿es el qué? Un ser mixto sin nombre, un monstruo, un fenómeno. (Juana Manso)

No había hombre que pudiera con Juana. Ni en la pala, ni en la espada. Pero esta es otra JUANA.

En el silencio del huerto, escuchaba voces. Le hablaban los ángeles, los santos y también le hablaba la voz más alta del cielo, que le decía:
- No hay nadie en el mundo que pueda liberar a Francia, solo tú... y ella lo repetía: 

- Me lo dijo Dios.

Y así esta campesina analfabeta, nacida para cosechar hijos, encabezó un inmenso ejército que a su paso crecía.

Juana de Arco, doncella guerrera... virgen por mandato divino o por pánico masculino, avanzaba de batalla en batalla. Lanza en mano, cargando a caballo contra los ingleses.
Los ingleses la hicieron prisionera y decidieron que los franceses se hicieran cargo.Y los funcionarios del Rey y de Dios, se encargaron de mandarla a la hoguera.
Rapada y encadenada, no tuvo abogado. Pero los jueces, el fiscal, los expertos de la inquisición, los obispos, los priores, los canónigos, los notarios y los testigos, coincidieron todos sin excepción ... al igual que la Docta Universidad de la Sorbona...  que Juana era: cismática, apóstata, mentirosa, adivinadora, sospechosa de herejía, errante en la fe y blasfemadora de Dios y de los Santos.
Tenía 19 años cuando la ataron a un palo y la quemaron.
OTRA JUANA...
Hay notables sorpresas en la relación institucional entre hombres y mujeres.
Benedicto III, llamado antes;  Juan el inglés, ejerció el papado el 855 y dice la leyenda que parió a su hijo mientras participaba en una procesión en una calle estrecha.  Juan el inglés era Juana; la inglesa.  
No figura en la lista de los pontífices, por su sexo femenino y por lo irreverente del asunto.
Se dice que era una mujer que se convirtió, por su carácter y sus talentos, en secretario de la curia, después en cardenal y finalmente en papa.
Se dijo que la papisa Juana había sido enterrada en ese lugar. Y en el lugar se escribió: Petre, Pater Patrum, Papisse Prodito Partum (Pedro, Padre de Padres, Propició el Parto de la Papisa). Las PPP –PPP,  existen en el  lugar.
Esta infiltración en la curia romana, origina el mito del rito en el cual se procede – con los papas recién electos -  a la verificación de la virilidad y razón de la existencia de la silla curial que se encuentra en el museo del vaticano.

Un eclesiástico examina manualmente los atributos sexuales del nuevo pontífice a través de una silla perforada. Acabada la inspección  y si todo es correcto, debe exclamar:
-          - Duos habet et bene pendentes  (Tiene dos  y cuelgan bien). Con ello se confirma que es un hombre entero. No es mujer ni eunuco.
De no ser cierta la leyenda,  la forma de la silla se explica para que en las ceremonias de extensas jornadas  se pueda colocar una bacinica bajo ella y así evitar que el papa se ausente para orinar.
Y en caso de ser cierto el papado de la papisa, está claro que nada impide a una mujer ocupar dicho lugar y mejor si es en la silla "seria stercoriara"

FRIDA
Carlos:  Hoy conocí a Chavela Vargas. Extraordinaria, lesbiana, es más,... se me antojó eróticamente,
No sé si ella sintió lo que yo, pero creo que es una mujer lo bastante liberal que si me lo pide no dudaría un segundo en desnudarme ante ella. ¿Cuántas veces no sé te antojó un acostón y ya?
Ella - repito - es erótica. Acaso es un regalo que el cielo me envía.

La Frida tenía una cejas … que ya se las quisiera un edificio olímpico como remate de sus cornisas.


OLYMPIA
Fueron femeninos los símbolos de la Revolución Francesa. Mujeres de gorro frigio, las tetas al aire, cabellos al viento, banderas al viento. Pero la Revolución Francesa proclamó los derechos del hombre y del ciudadano. Y poco después una militante revolucionaria, la actriz Olympia de Gouges propuso que la Revolución aprobara también una Declaración de los Derechos de la Mujer y de la ciudadana. Y un tribunal revolucionario la condenó y la guillotina la decapitó.
Cuando OLYMPIA DE GOUGES estaba por subir al cadalso preguntó:


- Si las mujeres podemos subir a la guillotina... ¿Por qué no podemos subir a la tribuna ?

Años más tarde, cuando la primera comuna de París, aprobó el “Sufragio Universal”...universal pero nunca tanto... los votantes, todos hombres, votaron contra el voto de la mujer; 899 votos contra 1, aprobada por unanimidad,  menos uno (espero que haya sido un bourgade).




DELMIRA
En el Montevideo de 1914, un marido citó a su mujer de la que estaba separado, y queriendo tenerla, queriendo quedársela... la amó y la mató... y se mató. Publicaron los diarios uruguayos las fotos del cuerpo, del cuerpo de ella, tumbado junto a la cama... DELMIRA AGUSTINI, poeta, abatida por dos tiros de revólver, desnuda como en sus poemas...Tenía 27 años.

"[...] en su carne me habla
y yo en mi carne le entiendo...",
había escrito pero no a su marido, sino a un asistente a su boda.

...y había cantado a las fiebres del amor sin pacatos disimulos; y había sido condenada por quienes castigan en las mujeres, lo que en los hombres se aplaude.

Porque la castidad es un deber femenino y el deseo; privilegio masculino.

¿Y qué dijeron sus colegas?
“La hablante asume su condición satánica/fálica, en la forma de serpiente, medusa o vampiro castradora. Complementariamente, el sujeto lírico se presenta como "libro en blanco" susceptible de ser escrito/impregnado; como "cáliz vacío" dispuesta a ser llenada; como ornamento fetichista, cuya inscripción atrae y repele. D
ELMIRA AGUSTINI asume en sus textos esa doble función vinculada alternativamente con lo natural que repugna, o lo artificial-fetichista, que amenaza la masculinidad. Resulta relevante, en particular la concepción del hablante en correspondencia con la sexualidad impura y amenazadora, a modo de cisne sangrante que mancha con su sexo los lagos impecables de la subjetividad/sexualidad masculina.  ¡!

Y soy el cisne errante de los sangrientos rastros,
voy manchando los lagos y remontando el vuelo.

Y ocurrió el sepelio... Y lloraron solemnes frases sobre el féretro de DELIMIRA  por tan sensible pérdida de las letras uruguayas.
¿Pero estaba muerta?
¿No son sombras de su voz y ecos de su cuerpo, los amantes que en las noches del mundo arden?
Con Delmira las mujeres devienen - en la literatura - de musas u objetos de deseo,  a sujetos de múltiples deseos diversos.

VIOLETA
En los tristes años de la dictadura de Pinochet, el régimen decidió cambiar los nombres de algunas poblaciones de los suburbios de la ciudad de Santiago; y en el rebautizo, una de las poblaciones, la población VIOLETA PARRA, recibió el nombre de algún militar, pero sus habitantes se negaron a llevarlo, se negaron a llamarse con otro nombre que no fuera su nombre; y en unánime Asamblea dijeron: "Somos VIOLETA PARRA”.
Violeta era pecante, amiga del guitarreo, del enamore, del bailoteo. Y por bailar se le quemaban las empanadas... "Gracias a la vida..." cantó en su última canción y un revolcón de amor la arrojó a la muerte.





TAMARA y ROSA
TAMARA ARZE desapareció al año y medio de edad. Fue encontrada por las Abuelas de Plaza de Mayo. 
Rosa, la madre de TAMARA había sido presa, torturada y violada y fusilada con balas de fogueo...Y había estado ocho años sin saber nada de su hija. Cuando Las Abuelas la encontraron, la madre y la hija se miraron al espejo juntas y se rieron y no podían parar de reírse porque eran iguales; y tenían los mismos lunares en los mismos lugares; y entonces cuando llegó la noche, esa primera noche del reencuentro, Rosa, la madre; bañó a TAMARA; la hija. Y la enjuagó y la jabonó y enjuagó y una vez y otra... la bañó una vez y otra y otra... no podía sacarle el olor, un olor espeso, como dulzón y Rosa sabía que conocía ese olor y no podía ubicarlo... no sabía por qué, no había manera, no había jabón que lo quitara; y entonces, de pronto Rosa recordó que ese era el olor de los bebés cuando acaban de mamar. Rosa no podía explicárselo, pero TAMARA - la hija que tenía nueve años - olía a recién nacida.


Margarita Ruiz de Lihory 
Mientras las mujeres de su época mataban las horas estudiando el Catecismo de Ripalda, o haciendo ganchillo entra taza y taza de té, Margarita Ruiz de Lihory predicaba un rebelde feminismo y aseguraba: “La mujer no debe ser instrumento más que de sí misma. Debe buscar su placer, y no el placer del hombre; debe buscar su realización en la vida activa y no solo en el matrimonio. Debe participar activamente en la política, en el trabajo, en la lucha”.
Pero sus reivindicaciones feministas no pasaron del plano teórico hasta su separación de Ricardo Shelly. Según su propio testimonio, “yo no estaba dispuesta a servirle de coneja, a que me hiciera un niño cada año y, por añadidura me contagiara alguna enfermedad, pues era una aficionado a verse con otras mujeres”. Pintora, bailarina, periodista, espía, pianista, actriz, abogado fue considerada la Mata Hari española
Con este temperamento, Miguel Primo de Rivera, requirió sus servicios como espía. Fue reclutada como “agente secreto”. Temeraria hasta la inconsciencia, se ocultó bajo un disfraz de moro para atravesar las líneas marroquíes y entregar al sultán un mensaje del gobierno español. Lo hizo en varias ocasiones. Entabla una gran amistad con Francisco Franco. Fue nombrada Capitán Honorario de las tropas españolas en África.
Sus aventuras como espía en Marruecos terminaron convirtiéndola en amante, y agente doble, del rebelde Abd-el-Krim, líder de las revueltas anticolonialistas marroquíes.
 “Doña Margarita tenía que pasar revista a las tropas con frecuencia, y yo le oí contar muchas veces como en una ocasión, mientras pasaba revista a una compañía, se le soltaron las bragas y se le cayeron falda abajo. La marquesa que era muy pícara, contaba que dudó un momento qué hacer, pero sin mirar siquiera al suelo se las sacudió y las dejó caer por las piernas sin detenerse en su revista a las tropas, Contaba entre risas que después todos los soldados se enzarzaron en una lucha por hacerse con sus bragas
Mujer de extraordinaria belleza, enamoró a  Abd-El-Krim, Primo de Rivera, Lluis Companys, Serafín Iriarte Echegarría, Miguel Maura, general Manuel Silvestre y  el último conocido; don José María Bassols con quien concluyó sus días hasta después de un escándalo mayúsculo con la disección de su fallecida hija Margot.

(Textos fusilados de internet...y recopilados como un ramillete de obsequio,  para que no exista más un día de la mujer,   ni esa pelotudez de la discriminación positiva)