Rubén Cárcamo Bourgade

sábado

4.- Decontrucción


Entre Sonita y Monin esta cosa está perdiendo seriedad y cuando se pierde seriedad, aparece la fragilidad del texto por lo cual comento lo que pensé en ese momento y dije con otras palabras:
Deconstrucción, esa es la cuestión. Una metodología analítica que ha sido aplicada a la literatura, la lingüística, la filosofía, el derecho y la arquitectura. Derrida, ese es el hombre para la lectura de textos.
Afirma, porque aún no ha muerto, que el modo tradicional o metafísico de lectura impone un número de falsas suposiciones sobre la naturaleza de los textos. ¿O ya se murió?
Lo propio de un lector tradicional es creer:
1º.- que el lenguaje es capaz de expresar ideas sin cambiarlas.
2º.- que en la jerarquía del lenguaje, la escritura es secundaria respecto del discurso y
3º.- que el autor de un texto es el origen de su significado.
El estilo de lectura deconstructivo de Derrida invierte estas suposiciones y cuestiona la idea de que un texto tiene un único significado inalterable.Esto multiplica el número de interpretaciones legítimas de un texto.
La deconstrucción muestra los numerosos estratos semánticos que operan en el lenguaje. Dejémoslo hasta ahí. Esto se lo acaban de explicar a Abigail en su primer año de Diseño. Lo sé porque le ayudé en su trabajo sobre Comunicación.
Yo creo que eso le pasó a JK. Y su interpretación es muy legítima. Sólo quisiera saber qué lectura hizo de la carta que no leyó. ¿Por qué nos quedamos enlazados al pasado?

Según Mc Luhan nos quedamos enlazados al pasado por el sólo hecho de que somos generación de televisión. Y yo creí que mi generación era la marcada por el hipismo o por el golpe militar, o la recuperación de la democracia.
Creí pertenecer a una generación épica perdida para el país y descubro que respondemos al banal exceso de ver televisión.