Rubén Cárcamo Bourgade

viernes

YO SOY GRIEGO... Y QUIERO REGRESAR A CASA

Nunca en Domingo, es el nombre de este blog que nació como una humorada a consecuencia del sorpresivo ingreso a mi casa de mi amigo Jorge Kornbluth. Jorge,  asiduo visitante de mi casa y promotor de Ai Trufus, se presentó un domingo en nuestra cocina sin mediar llamado ni campanillazo. ¿Cómo entró? Aún no nos lo cuenta. El susto fue mayúsculo. Ocurrió mientras aseaba los restos de una agitada noche de un sábado, del cumpleaños de mi hija. 
Jorge se toma en serio - además de otras cosas -  la frase aquella de "tu casa es mi casa" o "ven a casa cuando quieras" incluso aquello de "las puertas están abiertas para ti". 
Ya lo saben; Jorge además de ser un tipo querendón y fraterno, es muy  literal. 
Nunca en Domingo también es una nostálgica  película con una hermosa canción interpretada por la actriz griega Melina Mercuri. Está en la columna lateral de este blog. La película es de los años 60,  de cuando los puertos del mundo se poblaban de marineros.
Tambien el poster de Nunca en Domingo estuvo en el café de la galería del Cine Arte de Viña del Mar.  Allí le comenté a mi amigo Eduardo Contreras que iría a Grecia a ver el Partenón, quien con su ironía permanente me dijo: 
-Mejor ve al Museo de Londres, los frisos de la Acrópolis están en el Museo Británico de Londres, te queda más cerca y practicarás el inglés".  Eduardo sabia que a principios del siglo XIX el embajador británico en Constantinopla decidió quitar frisos, metopas y frontones para venderlos al Museo.
Melina Mercuri  - la última diosa griega - luchó activamente contra la dictadura militar de los años 60 - 67  ( La dictadura de los coroneles) y como tantos artistas que aman a su país y lucharon por sus democracias, le fue retirada su nacionalidad griega, algo tan absurdo como quitarte el color de los ojos. Cuando la dictadura le retiró su ciudadanía griega, ella respondió: 
- Nací griega y moriré griega, pero el dictador  nació  fascista y morirá  fascista."
Melina Mercuri estuvo exiliada en los años 74 y como tantos chilenos, argentinos, uruguayos conoció la diáspora. Volvió a Grecia en 1977. En 1981 fue nombrada ministro de Cultura. Cargo que mantuvo hasta 1993, año de su fallecimiento. Mientras ejerció no dejó de luchar por el retorno a Grecia de los frisos de mármol cautivos del Partenón.
 Estar en la roca desnuda del Acrópolis, ver lo que queda del Partenón.. y saber la maravilla que fueron sus fachadas, es ver un cadáver,  una nave deshuesada... es demasiado triste y un homenaje inmerecido a la depredación del imperialismo colonialista. Creo que también se dice saqueo.
Ares Kayoyerópulos ha levantado la campaña YO SOY GRIEGO... Y QUIERO REGRESAR A CASA  y llama a los internautas admiradores de la cultura griega  a compartir las imágenes por todo el mundo. 
Este es uno de sus videos, compártelo...