Rubén Cárcamo Bourgade

sábado

CORTE DE LUZ


Sr. Gerente General; leí en su página lo siguiente:

“Preocupados por el bienestar de nuestros clientes y la entrega de un buen servicio, contamos con la sección “Contingencias”, un sistema de consulta automático que permite revisar el estado del suministro de un sector particular e informar su situación si ésta no ha sido detectada”

Qué hermoso suena. 4 días sin energía y rogando que en nuestra comunidad no haya un electro-dependiente por razones de salud. ¿Le parece una contingencia o una situación de crisis cuando alguien puede morir? 

No somos Grandes Clientes con los cuales ustedes pactan tarifas preferenciales, más bien somos diminutos Clientes Cautivos de su servicios ¿De sus servicios? No, de su aprovechamiento. No pondré el sinónimo de aprovechamiento – el cual es lucro – porque no faltará algún descerebrado que tachará la verdad de lo que voy a decirle.

Usted, que hace gárgaras con la palabra eficiencia, competividad dinámica, innovación, productividad, articulación, coordinación y hasta de sinergia, se atreve a emitir como los coludidos, abusadores y deshonestos – que eso son – para embolar la perdiz a los incautos clientes de sus servicios, el discurso del desarrollo de "ventajas competitivas que generan una alta satisfacción en sus clientes; ¡nosotros! ¡Y qué ventajas competivas, sino compiten con nadie! Es una mentira falaz, una autosugestión pertinaz y tan majadera que hasta algunos sus clientes se la creen. Es gárgara y mediocre.

Dicen que precisan “señales”, que es necesario generar confianza y hasta se atreven a decirnos cómo debemos comportarnos y por quién debemos votar. Los mismos que sorprendidos en sus "prácticas competitivas" los envían a “cursos de ética”. 
Los mismos que se sienten llamados a traspasar sus prácticas a la pequeña empresa, a sugerir que piensen un poco más en grande, más que en Chile, ¡En Latinoamérica!, a pensar de verdad en grande.  Pero cuando se devela, no vamos a decir la ética ni la moral de sus prácticas, sino los fatuos humos de su aparente eficiencia porque “ustedes sí saben hacer la pega”, basta una nevada de 30 cms, para demostrarnos que son ineptos e incapaces de responder a una emergencia, porque son imprevisores, sin la mínima noción de una Gestión Eficiente, la cual NO ES solo obtener utilidades - las justas utilidades - sino hacer prevención, oportuna, algo que manda y ordena el más básico de los manuales de gestión empresarial.

¿Les queda grande el concepto de “contingencia”? Entonces a manipular el concepto de calamidad pública o de fuerza mayor, porque los daños, según los winner´s, no hay que asumirlos sino repartirlos. La consigna es – porque a eso se reduce la estrategia inteligente – gana la casa siempre y cuando se pierde; perdemos todos, porque “lo eficiente es llevar la postventa a cero”. 

Su gestión, adornada por conceptos que no tienen eco en sus practicas, vale cero. Ineptos. Vergonzosamente ineptos. Y se atreven a decir que Chile ha perdido competividad pero no por culpa de ustedes; caraduras.

Fíjese que traté de contactarme con usted. Adivine qué me respondió su amable plataforma de atención al cliente:


- Muchas gracias por llamar. Su llamada es muy importante para nosotros. Por favor, espere en línea y lo atenderemos a la brevedad... Música. 

- Nuestras operadoras se encuentran ocupadas, por favor espere en línea. Música y más música. 

- Si llama para comprar un producto, por favor disque Uno; 

- Si desea comunicarse con el servicio de postventa, disque Dos; 

- Si desea comunicarse con la gerencia, marque Tres. 

El cliente – el que siempre tiene la razón - disca el Tres. De nuevo música y más música. 

Treinta segundos después: 
- Lo sentimos, nadie responde la línea. Intente llamar más tarde.

 Gracias por llamar.